Saque de Gancho:

Este saque, bien efectuado, es de los más eficaces, habiéndolo revalorizado los japoneses.
Los japoneses, grandes dominadores de este tipo de saque, llegan a retirarse del campo varios metros para ejecutarlo. Resulta muy arriesgado debido a su ángulo tan agudo, pero efectuado correctamente hace que su devolución sea muy difícil para el equipo contrario, debido a sus inesperadas desviaciones.
El jugador se sitúa lateralmente al campo de juego, con el pie contrario a la mano que sirve adelantado, el cuerpo inclinado hacia delante, el brazo que aguanta el balón un poco flexionado y el contrario extendido y con la mano estirada y firme.
Se efectúa con ambos brazos, a la vez que se realiza un movimiento de atrás-adelante-arriba. Al mismo tiempo la pierna situada más atrás rebasa a la otra. El balón se puede golpear con el brazo completamente estirado, en cuyo caso la mano se mantiene plana y firme, o con la zona carpiana de la palma de la mano. El saque es seco y corto.
Indicaciones:
El balón se suelta de la mano unos 20 centímetros, manteniendo la trayectoria de la mano.
Existe una variante de este saque.
Consiste en evitar la trayectoria atrás-adelante-arriba y lanzarlo desde el lateral. El brazo que sirve está estirado, efectuando una rotación de atrás-adelante y golpeando el balón. Este debe ser lanzado más alto para que no se tenga que encoger brazo. El golpe se da seco y sin efecto.
Esta modalidad de saque es tan efectiva como la anterior, pero su realización requiere más entrenamiento, siendo arriesgado utilizarlo si el golpe no se efectúa en el punto correcto del balón.
Precisión en el saque
Respecto a la precisión del servicio, conviene saber que zonas entrañan mas dificultad para su devolución.
Una pelota dirigida al centro del campo contrario, es la zona menos indicada si queremos hacer difícil la devolución, pero sin embargo es la más segura por su distancia con las líneas de los límites.
Una pelota dirigida muy próxima a la red, a los laterales o al fondo es más difícil de devolver, pero también deberá tener más precisión para que no salga fuera del campo ni se incruste en la red.
Finalmente, una pelota dirigida a uno de los dos extremos posteriores del campo contrario supone una gran dificultad de devolución pero deberá tener una precisión exacta para que penetre en el interior de la pista.

ataqueA3_gr2.jpg